Hágase la luz

Las bombillas de luz convencionales son una cosa del pasado, y las lámparas de ahorro de energía (CFLs) están un poco obsoletas. A día de hoy tu primera opción debería ser definitivamente las bombillas LED. Con cada bombilla LED que uses en vez de una bombilla convencional, puedes ahorrar 15 euros por año.

La transición a las LED se amortiza después de unos pocos meses. Con los costes de producción en descenso, las bombillas LED están siendo más baratas. No obstante, cambiando sólo tus lámparas no es suficiente y hay muchas cosas que considerar para elegir la bombilla apropiada para cada espacio y el uso específico.

Hemos reunido las condiciones más importantes para elegir la lámpara correcta para tu casa y también hemos preparado algunos consejos más.

 

LED – cómo, cuándo, por qué

Comprar la bombilla de LED correcta puede ser bastante agobiante. Tendrás que elegir entre el enchufe correcto, el brillo, la forma y la vida útil.

 

De vatios a lúmenes

No todos los espacios necesitan la misma cantidad de luz. Esto es porque deberías generalmente escoger la bombilla LED de acuerdo con el uso del espacio. En comparación con las bombillas dónde tienes que comparar la potencia, con las bombillas LED tendrás que comparar el flujo luminoso – lúmenes (lm). Por regla general: 10 vatios corresponden aproximadamente al valor luminoso.

·       25 vatios son el equivalente a 200 lúmenes

·       40 vatios corresponden entre 350 y 400 lúmenes

·       60 vatios corresponden entre 600 y 700 lúmenes

·       75 vatios corresponden entre 800 y 900 lúmenes

·       Y 100 vatios son equivalentes entre 1.200 y 1.300 lúmenes

 

No siempre el mismo color blanco

Puedes elegir el color blanco de la luz cuando uses bombillas LED. Al color blanco se le llama color de temperatura y se mide en Kelvins (K). El color de temperatura más placentero es el blanco cálido y deberíamos usar este color para lugares de descanso y para dormir. El blanco neutral debería ser usado para lugares donde trabajamos.

·       De 2.700 a 3.200 kelvin: blanco cálido (salón, habitación de los niños)

·       De 3.200 a 5.000 kelvin: blanco neutral (cocina, pasillo, despacho)

 

Sobre enchufes y mandos de atenuación

Los mandos de atenuación son una forma de controlar la luz, en los cuales el brillo o el flujo luminoso de una lámpara pueden ser controlados para producir más o menos luz de acuerdo con nuestras necesidades.

Desafortunadamente no todos los LEDs se pueden atenuar y a veces incluso los LEDs no siempre funcionan apropiadamente. Busca en las indicaciones de la caja o visita la web del fabricante para asegurarte que tu producto puede ser atenuado.

Si la bombilla se puede atenuar o no puedes cambiar casi cada bombilla convencional por una nueva bombilla LED con un enchufe E27 o E14. También, hay muchas bombillas LED direccionales con un enchufe GU5.3 o GU10. No olvides comprobar el ángulo de irradiación cuando cambies la lámpara direccional.

 

¿Bombillas LED en lámparas viejas? Porque no

Con respecto al diseño, la oferta de bombillas LED ha crecido significativamente. Hoy en día no es difícil comprar un diseño de bombilla LED imitando a una bombilla convencional, la cual también puede ser puesta en una lámpara de cristal.

 

Vida útil y ciclos de conmutación

La mayoría de bombillas LED tiene una vida útil aproximadamente de 15.000 horas o más. Esto debería ser suficiente para la mayoría de espacios. Sin embargo, elige la vida útil más larga para espacios dónde uses la luz muy a menudo. También, elige un número alto de ciclos de conmutación (más de 25.000)  para espacios como el baño y aseo.

 

Costes y ahorros

Los precios de las lámparas LED han caídos significativamente en los años recientes. El precio de una bombilla LED estaba alrededor de 30 euros en 2014. Un año más tarde, en 2015 el precio cayó unos 7 euros. Aunque siguen siendo más caras que las lámparas de ahorro energético, sin embargo, a causa del consumo de energía más bajo y la durabilidad, esta diferencia de precio se nivela rápidamente. Una bombilla LED te ofrece el mismo brillo pero consume el 80 – 90 por ciento menos de energía que una bombilla convencional. Básicamente, cuánto más se usa una lámpara, es mejor invertir en una lámpara LED.

Por las diferencias de vida útil y calidad de luz, puede haber diferencias de calidad entre las diversas lámparas LED. Debido a la tecnología usada en la producción y electrónica como los chips LED, el precio de una bombilla LED puede variar mucho. Por lo tanto te recomendamos que no siempre cojas el producto más barato, pero comprueba el producto en varios test e informes.

 

Recíclalas correctamente

Aunque las bombillas LED no contienen mercurio, así como las bombillas de ahorro energético, sí que pueden contener componentes electrónicos y es por eso que tienen que ser correctamente desechadas. Puedes reciclarlas en muchas tiendas, tiendas de construcción o electrónicas o en centros especiales de reciclaje.

 

Bombilla inteligente – un consejo para el regalo de Navidades

En conclusión, ¡tenemos un consejo para el regalo de Navidades perfecto! Imagina una bombilla la cual puede ser atenuada a distancia, la cual puede cambiar de colores o incluso cambiar el color de la temperatura – todo esto usando tu teléfono móvil. Este tipo de bombilla se llama LED inteligente y se puede encontrar fácilmente en todos los fabricantes importantes. ¡Cambiar los colores será realmente divertido durante la temporada de Navidad!