¿Halógenas ECO?, ¿fuego helado?

Se os ha fundido un halógeno de vuestro salón, y vais a la tienda a comprar uno para sustituirlo, es probable que encontréis una serie de halógenos denominados “Halógenos Eco”, que a simple vista por su empaquetado verde y el término “Eco” vayan a consumir poca energía, nada más lejos de la realidad.

Si es cierto que consumen un 20% menos que los halógenos convencionales, pero denominar “eco” una variante de la tecnología de iluminación más ineficiente que hay en el mercado sería un oxímoron. Para no caer en esta publicidad engañosa, es importante recordar que lo que realmente nos informará de la eficiencia energética de las bombillas no es el color de la caja ni el texto que aparezca en ella, sino la etiqueta energética que incluye en uno de sus laterales. Estas bombillas “Eco” Halógenas, tienen una clasificación C o D, por lo que de “eco” tienen más bien poco.

 Actualmente, existen otras tecnologías mucho más eficientes, con formatos de sustitución directa de este tipo de lámparas. Ese es el caso de las lámparas LED, cuyo consumo de energía es un 90% menor a las halógenas convencionales, y clasificación energética A. Estas bombillas no siempre incluyen el término “Eco” en su embalaje, a pesar de ser mucho más ecológicas desde el punto de vista del consumo de energía, que las que las halógenas.

Puedes encontrar más información útil sobre el etiquetado energético de productos en la página Web del proyecto europeo MarketWatch

 

Fuente: http://www.revistaesposible.org/secciones-esposible/lo-que-dicen-y-callan-las-etiquetas-energeticas/186-halogenas-eco-fuego-helado#.VXWVOeFilIB