La Comisión Europea simplificará el etiquetado energético de los electrodomésticos

El 15 de julio aprobará una nueva directiva en la que la eficiencia energética de los productos irá de la A a la G y elimina los pluses de la categoría A

La Comisión Europea va a simplificar su sistema de etiquetado energético de los electrodomésticos. Para ello eliminará los grados confusos que van de la A +++ a la G, y volverá a una escala A-G más clara para los consumidores. 

Además, mantendrá el esquema de colores, del rojo (mayor gasto) a verde (más ahorro) . Una de las novedades de la normativa de etiquetado energético será que cada 10 años se revisrá el etiquetado para que se amolde al gusto de los usuarios y consumidores.

La Comisión tiene previsto lanzar la Directiva sobre etiquetado energético el 15 de julio.Además de frigoríficos, televisores, lavadoras o lavavajillas, la norma se dirigirá concretamente a 10 productos, todos ellos electrodomésticos, según cuenta el portal Euractiv.

En 2010 la Comisión Europea aprobó la primera directiva sobre etiquetado energético. El objetivo era impulsar la eficiencia energética y estimular la competencia y el desarrollo de productos más respetuosos con el medio ambiente. Todos los fabricantes optaron por hacer productos de calificación A, la más verde, la que genera más ahorro. Para poder diferenciar a uno productos de otros, Bruselas vio con buenos ojos añadir los grados de A+,A++ y A+++. 

El problema es que los consumidores no sabían diferenciar mucho si la A+, era mejor o peor que la A+++. La confusión era enorme y las asociaciones se han movido en Bruselas para cambiar el etiquetado y lo han conseguido.  Aplauden la medida por parte de la Comisión. No tanto los fabricantes que podrían ver inconvenientes para diferenciar a productos nuevos de los antiguos. Es decir, un televisor fabricado en 2015 con letra A hace una pequeña mejora y convierte su nuevo modelo en 2016 en categoría C cuando realmente es más eficiente que el modelo anterior con A.

Lo que es seguro es que el etiquetado no llevará el consumo total de energía de cada producto. No dirá que un televisor consume tantos kilovatios porque dependerá del tiempo que esté encendido o si se queda en stand by por las noches o totalmente apagado.

Los Estados Miembros tendrán la obligación de informar a los consumidores sobre todos los cambios que se van a producir. Lanzarán campañas de promoción y advertirán a los productores de que serán multados si sus productos no están correctamente etiquetados. Es como lo de los precios en temporada de rebajas. Las tiendas están obligadas a poner el precio anterior y el precio rebajado.

Lo que no se ve con buenos ojos es que para llegar a los objetivos de ahorro en 2020 ó 2030, los países no deberían incurrir en nuevos impuestos sobre el no ahorro, sino que deberían crear incentivos para aumentar el uso de los productos de clase A, aunque la decisión última recaerá en el consumidor. Los precios no son los mismos, uno de categoría A u otro de C o D.

 

Fuente: http://elperiodicodelaenergia.com/la-comision-europea-simplificara-el-etiquetado-energetico-de-los-electrodomesticos/