No te quedes off. ¿Hibernas, suspendes o apagas el ordenador?

En las últimas décadas, el equipamiento informático ha tenido un auge espectacular, al que no han sido ajenas nuestras viviendas. Podemos llegar a ahorrar un 20% de la electricidad que consumen los ordenadores utilizando correctamente sus funciones de ahorro energético ¿Sabemos en qué se distinguen?

Suspender

Al suspender nuestra computadora se interrumpe el suministro de energía en todos los elementos, salvo en la memoria RAM. Esto permite seguir descargando información y ejecutando los programas activos.  Cuando reiniciamos nuestra sesión, el sistema vuelve al mismo estado antes de suspenderse, en pocos segundos. En caso que hubiera un corte de luz se podrían perder los datos y los trabajos activos que no se hubieran guardado. Es recomendable utilizar esta opción en periodos cortos que no se use el equipo (10-30 min) y para ahorrar la energía de las baterías de los portátiles.

 

Hibernar

Significa que guardamos una imagen del escritorio con todos los archivos y documentos abiertos y se desconecta la alimentación del equipo. Por eso los archivos y documentos se abren en la misma ubicación y estado en que se encontraban previamente, sin perder los trabajos ante cortes de luz. Es recomendable utilizar esta opción cuando preveamos estar más de 30 minutos y un máximo de 1 h de inactividad. Así evitaremos tener que cerrar todos los archivos, apagar, reiniciar y volver a abrirlos.

 

Apagar

Cerramos por completo el sistema. Cuando volvamos a abrirlo hemos de reiniciar todos los programas. Es recomendable apagar el equipo para ausencias de más de 1 h.