Pequeños y matones

Los pequeños electrodomésticos representan actualmente el 20% del consumo eléctrico de tu hogar y están aumentando a un ritmo del 5% anual. La alimentación necesaria para este tipo de aparatos se ha más que duplicado desde la década de 1970.

Hervidores de agua, cafeteras eléctricas, tostadoras, hornos tostadores, batidoras o sartenes eléctricas conformaban hasta hace algunos años esta categoría, que se va ampliado a medida que incluimos aparatos que no pertenecen al ámbito de la cocina como lámparas, aspiradoras, cepillos de dientes eléctricos, acuarios, planchas, secadores de pelo, entre otros.

La principal razón de la falta de progreso en esta categoría se debe a la ausencia de estándares de energía. La eficiencia energética de los productos está definida a través de 2 instrumentos legales: la política de diseños ecológicos (que establece los mínimos de eficiencia energética de los productos) y la etiqueta energética, que permite comparar 2 productos.

Los electrodomésticos grandes pueden atribuir sus avances a estos 2 instrumentos jurídicos, que desgraciadamente no existen para los pequeños electrodomésticos, que consumen energía aun estando apagados. Hasta un 20% de electricidad se pierde cuando no se usan. Es el caso de los aparatos con una pantalla digital o que se enchufan a la pared para recargarlos. Se calcula que una vivienda “pierde” una media de 50 vatios de electricidad.

1. Consejos para un uso eficiente de pequeños electrodomésticos:

Para ayudarte a ahorrar energía con estos pequeños pero matones aparatos, ten en cuenta estas indicaciones generales:

·         Utiliza el electrodoméstico más pequeño para llevar a cabo una tarea. Por ejemplo, en vez de utilizar el fogón de la cocina para calentar bebidas y sobras, utiliza el microondas.

·         Cualquier electrodoméstico con un elemento que se calienta utiliza más energía que uno que no se calienta.

·         Considera siempre la alternativa manual. ¡Una mano abrelatas sólo utiliza energía humana!

·         Utiliza regletas con interruptor o desenchufa el aparato cuando no esté en uso. Incluso cuando están apagados, muchos aparatos siguen utilizando energía de reserva.

2. Trucos de uso de los hervidores eléctricos:

·         Es más eficiente calentar agua con un hervidor de agua eléctrico que con el fogón de la cocina.

·         Hierve solo la cantidad de agua que necesitas. Por lo tanto, intenta llenar poco el hervidor, si lo sobrecargas, vas a malgastar energía.

·         Es más eficiente y seguro si el hervidor tiene un botón de apagado automático y una zona para cogerlo resistente al calor.

·         Limpia regularmente tu hervidor con agua hirviendo y vinagre para eliminar los restos minerales que causan un bajo rendimiento.

3. Consejos sobre hornos tostadores:

·         Un horno tostador es más eficiente energéticamente que un horno convencional, además de más rápido y conveniente para cocinar pequeñas cantidades de comida.

·         Asegúrate de que hay espacio suficiente alrededor del horno tostador para que el aire circule libremente.