Pros y contras de los calefactores

Se encargan de espantar el frío, pero suben la factura tanto o más que la temperatura. Por eso son una solución temporal que es mejor usar ocasionalmente o en espacios limitados como un baño, un garaje, etc. Te contamos la verdad de los calefactores.

Termoventiladores

Son los clásicos ventiladores de aire caliente.

  • Pros: es ligero y muy rápido (notas el calor enseguida). Es muy difícil quemarse y resulta ideal para calentar velozmente pequeños espacios
  • Contras: chupa tanta potencia que si en tu contrato tienes solo 3 kW no podrás usar al mismo tiempo uno de estos ventiladores y, por ejemplo, un secador de pelo (si lo haces, saltan los plomos). Hace ruido y no está pensado para usar durante muchas horas. 
  • Precio: la media se mueve en torno a los 35 euros.  

Termoconvectores

También de aire caliente, pero menos manejables y más silenciosos que los anteriores. 

  • Pros: no hace ruido y es rápido (el calor se nota enseguida). Puede usarse durante muchas horas. Adecuado para dormitorios
  • Contras: es fácil quemarse (el revestimiento metálico alcanza altas temperaturas) y no puede usarse en el baño. 
  • Precio: la media ronda los 45 euros

Estufas halógenas

El calor proviene de los infrarrojos que emiten unos tubos halógenos. 

  • Pros: no hace ruido y enfoca el calor de tal manera que no se pierde por la habitación. Pensados para calentar directamente a una persona sentada
  • Contras: no suelen tener termostato y su eficacia disminuyue con la distancia (si estás lejos, no calienta).
  • Precio: la media se sitúa sobre los 40 euros

Radiadores de aceite

Metálico y relleno de un aceite que se caliente mediante resistencia eléctrica. 

  • Pros: imita a un radiador clásico, por lo que es silencioso, puede usarse durante muchas horas y emite un calor uniforme. Es difícil quemarse. 
  • Contras: es pesado (aunque suele llevar ruedas para desplazarlo) y bastante lento (tardas en sentir el calor). El termostato no siempre es preciso. 
  • Precio: de media se sitúan sobre los 70 euros

 

Estufas de gas

Usa bombonas de gas licuado de petróleo (GLP, una mezcla de propano y butano) para calentar. 

  • Pros: no necesitan electricidad y son muy potentes (calientan habitaciones grandes sin problemas). 
  • Contras: emiten anhídrido carbónico y otros contaminantes, especialmente al encenderse y apagarse (aunque sea en bajas cantidades, deben usarse siempre en habitaciones bien ventiladas). Implican manejar bombonas que pueden resultar pesadas. 
  • Precio: la media se sitúa sobre los 150 euros

Estufas de petróleo

Calientan mediante la combustión de líquidos derivados del petróleo. 

  • Pros: no necesitan electricidad y son las más potentes (para grandes espacios). 
  • Contras: emiten anhídrido carbónico y otros contaminantes, especialmente al encenderse y apagarse (aunque sea en bajas cantidades, deben usarse siempre en habitaciones bien ventiladas). Provoca cierta humedad en el aire. 
  • Precio: la media ronda los 230 euros

 

Una información de: OCU