sencillos trucos para reducir el consumo energético en la oficina

Reducir el consumo de energía bien sea en la casa u oficina no es una medida que se aplica solo con la idea de ahorrar dinero por medio de la factura mensual, sino que también es una forma de contribuir con el planeta y el cambio climático.

Si eres del tipo de personas que se interesan en el bienestar del planeta, o si prefieres proteger tus intereses y bolsillo, estos tips para ahorrar electricidad en la oficina te van a gustar.

Tips para ahorrar electricidad en la oficina

Si tienes la intención de reducir el consumo de energía eléctrica en la oficina, lo principal es tener en cuenta el tipo de negocio que tienes, cuales son los equipos de uso imprescindibles, y en base a eso ir limitando el consumo de aquellos equipos que no hacen falta.

Escoge la tarifa adecuada, busca asesoría con las diferentes empresas y elige la tarifa que más se adapte a tus necesidades.

Otra manera de poder ahorrar consumo eléctrico en la oficina es contar con el apoyo del personal que labora en la oficina. En este punto es pertinente detenerse, para ofrecer a los empleados campañas de concientización y formación, ya que serán ellos quienes garanticen que se pueda llevar a cabo la campaña de ahorro de energía.

Tal como ya te sugerimos, es importante que conozcas bien tu negocio. Realiza un estudio de consumo, las horas en las que se incrementa el consumo energético, los equipos que más gastan energía, así podrás elaborar un plan de uso adecuado de los equipos, ahorrando en luz.

Instala equipos y bombillos que te ayuden a ahorrar energía, sabemos que inicialmente esto acarreará gastos, pero a la larga, este gasto será una inversión, ya que podrás ahorrar un buen dinero mensual al disminuir la factura de la electricidad.

Configurar los aparatos en el modo en el que consuman menos energía, como por ejemplo los salvapantallas de las computadoras, o desenchufando los equipos que se utilicen poco.

Cuidado con el Standby, este modo aunque pudiera parecer a simple vista que no está generando un gasto innecesario, la verdad es que los equipos podrían estar consumiendo hasta el 10% de lo que gastan al estar en uso. Evita el modo Standby desenchufando los equipos, o cambiando la configuración.

Evalúa posibilidad de poder trabajar desde la nube de internet, así no tendrás que mantener encendidos los servidores los 365 días del año.

Has uso adecuado de la luz natural, así no tendrás que instalar sistemas de luz artificial que pueden terminar ocasionando daños en la piel del trabajador, además por su puesto de consumir más energía.

No olvides hacer mantenimiento a tus equipos, así funcionarán mejor y consumirán menos.